La Rambla de Santa Mònica | Hop on Hop Off Barcelona

El Barcelona Bus Turístic ha iniciado la temporada de invierno, consulta los horarios y disfruta de tu ruta.

  • Inicio
  • La Rambla de Santa Mònica

La Rambla de Santa Mònica

Núcleo de la Barcelona de la primera mitad del siglo XIX

Hola Barcelona, your travel solution

Del siglo XVII hasta mediados del XIX, este tramo de La Rambla, junto con sus calles adyacentes, fue el centro de la vida barcelonesa. Es difícil encontrar un tramo de calle con una mayor concentración de historia en Barcelona: palacios del siglo XVIII, conventos transformados en hoteles y centros de arte, angostas callejuelas, museos, teatros y el Gran Teatro del Liceo.

¿Por qué visitar el tramo inferior de La Rambla?

La Rambla, también conocida popularmente como Las Ramblas, ya que recibe distintos nombres a lo largo de sus 1,2 km, es un recorrido por doscientos años de la vida en Barcelona.

En su origen era un torrente que marcaba los límites de la ciudad. El primer tramo de La Rambla —desde el monumento a Colón hasta el Gran Teatro del Liceo— se conoce con el nombre de Rambla de Santa Mònica porque allí se levantó, en 1636, el convento de Santa Mònica de los agustinos descalzos, un austero edificio de estilo clásico que tiene en el claustro, el único elemento que se conserva, su elemento más notable. El espacio es, en la actualidad, un centro cultural, el Arts Santa Mònica, que ofrece exposiciones y actividades gratuitas.

A ambos lados de La Rambla se suceden varios puntos de interés. Encontrarás en tu recorrido la calle de Josep Anselm Clavé, que a partir de la plaza del Duc de Medinaceli recibe el nombre de calle Ample, una de las vías nobiliarias de la Barcelona antigua, que acogía muchos de los palacios y casas de familias acomodadas y que se convirtió en una de las principales arterias de la Barcelona del siglo XVIII; el estrecho pasaje de la Banca, que te conducirá a la antigua sede del Banco de Barcelona, un palacete neoclásico del siglo XIX que acoge, hoy en día, el Museo de Cera de Barcelona; el Palau March, de estilo neoclásico (1776), actualmente sede del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya; el pasaje de Bacardí, un pasaje cubierto construido a mediados del siglo XIX, que une La Rambla con la plaza Reial, y la calle de Ferran, que te conducirá hasta la plaza de Sant Jaume.

Al otro lado de La Rambla nace la calle Nou de la Rambla, donde no puedes dejar de visitar el Palau Güell, una de las obras clave de Gaudí, construido entre 1886 y 1890 por encargo del mecenas del arquitecto, Eusebi Güell. El palacio se encuentra en una de las principales arterias de El Raval, que une la montaña de Montjuïc con el centro de la ciudad.

Otros edificios que merece la pena visitar en este tramo inferior de La Rambla son el Teatre Principal (el teatro más antiguo de la ciudad, construido a finales del siglo XVII y reconstruido y reformado varias veces hasta su clausura, en el 2015) o el Hotel Oriente, el primero que tuvo Barcelona, donde todavía se puede ver el antiguo claustro del convento franciscano sobre el que está construido. Tras la desamortización de 1835 se convirtió en la Gran Fonda de Oriente, de la que todavía se conservan sus vidrieras al ácido y los esgrafiados de las paredes. En 1931 recibió el nombre de Hotel Oriente.

Finalmente, junto al Hotel Oriente encontrarás el Gran Teatro del Liceo, el más representativo de la ciudad de Barcelona, proyectado por Miquel Garriga i Roca y Josep Oriol Mestres en el año 1847. Tras dos incendios, el Liceo ha sido reconstruido y ha conservado el esplendor que lucía cuando era centro de reunión de la burguesía catalana.

 

¿Cómo llegar al tramo inferior de La Rambla?

Para efectuar este recorrido por el tramo inferior de La Rambla puedes tomar la ruta Roja del Barcelona Bus Turístic y bajar en la parada Colom – Museu Marítim.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? La calle Nou de la Rambla fue la primera de la ciudad en tener aceras, alcantarillado y dos carriles de circulación.
  • Consejo del barcelonés: En la calle de Santa Mònica encontrarás una joya de la etapa decadente de El Raval, el bar Pastís, un rincón bohemio con música en directo que abrió una exiliada francesa en el año 1947.
  • Imprescindible para: ¡Todo el mundo! Es un paseo obligatorio para todos los que visiten Barcelona.