La Rambla

El paseo por excelencia de los barceloneses

Hola Barcelona, your travel solution

La Rambla es, indiscutiblemente, el paseo más conocido de Barcelona. Situado en pleno centro histórico de la ciudad, une el Port Vell de Barcelona con la plaza de Catalunya. Podrás encontrar en ella desde puestos de flores y actores ambulantes hasta museos y edificios históricos, pasando por sus numerosas cafeterías, que animan el paseo desde la mañana hasta bien entrada la madrugada.

¿Qué puedes visitar en La Rambla?

Además de sus estatuas humanas, puestos de flores y terrazas, que conforman el universo propio de La Rambla, a ambos lados del paseo encontrarás algunos de los puntos con más historia de la ciudad, como el Gran Teatro del Liceo, el Mercado de La Boqueria o el Palau Güell.

La Rambla recibe distintas denominaciones en función de sus tramos; por eso también se denomina a este paseo «Las Ramblas». Si la recorres desde la plaza de Catalunya hasta el monumento a Colón, irás descubriendo sus distintos tramos:

  • La Rambla de Canaletes, con su famosa fuente de Canaletes, donde los aficionados al Barça se citan para celebrar sus triunfos. La tradición sostiene que el visitante que bebe agua de esta fuente regresa a Barcelona.
  • La Rambla dels Estudis, llamada así porque, en el siglo XV albergaba el Estudio General o Universidad. También se conoce como Rambla dels Ocells, ya que antiguamente se ubicaba en ella un mercado de pájaros. Aquí se encuentran la iglesia barroca de Betlem, de 1729; el Palau Moja, de 1784; y el edificio modernista de la Real Academia de las Ciencias y las Artes, de 1894, que acoge un pequeño observatorio astronómico y un reloj que marca la hora oficial de Barcelona.
  • La Rambla de Sant Josep o de les Flors, único lugar de la ciudad donde en el siglo XIX se vendían flores y que todavía hoy conserva esta actividad. En ella encontrarás el famoso Mercado de La Boqueria y el único Museo de la Erótica de España. También se erigen en este tramo el Palau de la Virreina (1778) y la popular Casa dels Paraigües, de curiosa decoración de inspiración nipona, de 1858.
  • La Rambla dels Caputxins (o Rambla del Centre), llamada así por un antiguo convento de frailes capuchinos, comprende desde el Gran Teatro del Liceo hasta el Pla del Teatre. En este tramo más antiguo de La Rambla, abierto como paseo, se encuentra el mosaico de Miró, el Palau Güell, el Hotel Oriente, el más antiguo de la ciudad, y la plaza Reial, donde se levantaba el convento que da nombre al tramo.
  • La Rambla de Santa Mònica, junto al puerto, alberga la parroquia de Santa Mònica, el Palau Marc, de 1781, la antigua fundición de cañones (1777), donde se construyó la campana mayor de la catedral de Barcelona y, cerrando el paseo, el monumento a Colón. Aquí se concentran las muy fotografiadas estatuas humanas.

 

¿Cómo llegar a La Rambla?

Se puede llegar desde la parada de Plaça Catalunya, de las Rutas Azul y Roja del Barcelona Bus Turístic, que te deja muy cerca de La Rambla. También dispones de la parada Colom – Museu Marítim de la ruta Roja, que te permite recorrer el paseo desde el Port Vell.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? A finales del siglo XVIII y hasta principios del siglo XXI, era tradición sentarse en La Rambla para ver pasar a la gente. En 1781 ya se alquilaban sillas en el Pla de la Boqueria, y a partir de 1860, Casa Gay las instaló por todo el paseo. Las más populares eran las que se encontraban junto a la fuente de Canaletes, que desaparecieron en el año 2000.
  • Consejo del barcelonés: Si visitas Barcelona coincidiendo con la festividad de Sant Jordi, no te puedes perder los puestos de libros y rosas de La Rambla.
  • Imprescindible para: Los que quieran movimiento. La Rambla está llena de vida y de gente, por lo que es el lugar perfecto para ver pasar a todo tipo de personas.