Plaza de Sant Jaume | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la celebración del Once de Septiembre, las Rutas Azul y Roja prestarán servicio hasta las 14.00 h y la Ruta Verde hasta las 15.00 h, aproximadamente.

Plaza de Sant Jaume

El antiguo foro romano es, todavía hoy, el corazón administrativo de Barcelona

Hola Barcelona, your travel solution

Situada en el cruce del Cardus y el Decumanus, las calles centrales de la Barcelona romana, en la plaza de Sant Jaume encontrarás la sede del Gobierno de la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona. La primera es un palacio gótico con una fachada renacentista flanqueada por cuatro columnas dóricas del siglo II y el segundo presenta dos fachadas diferenciadas, la principal, de estilo neoclásico, y la secundaria, de estilo gótico.

¿Qué ver en la plaza de Sant Jaume?

La plaza de Sant Jaume es fruto de una reforma urbanística de 1823, que derribó varias casas, así como la iglesia parroquial de Sant Jaume y su cementerio, para proyectar una gran plaza. Aquí se encontraban, desde el siglo XV, la Casa de la Ciudad y la sede de las Cortes Catalanas, el precedente de la Generalitat de Catalunya. Desde la Edad Media, este espacio era el centro de poder de Barcelona y la corte catalana.

El edificio gótico del Palau de la Generalitat se empezó a construir hacia 1410, cuando las Cortes Catalanas, fundadas en 1283 y representadas por los tres poderes políticos del país (nobleza, Iglesia y los prohombres que representaban al pueblo), adquirieron dos casas de la calle de Sant Honorat para construir el palacio donde debían reunirse con el rey para dictar las leyes. Las dos casas, la Casa del Consejo y la Casa de los Oyentes, estaban unidas por un huerto en la calle del Bisbe, cerrado por una distinguida fachada, obra de 1416 de Marc Safont, el arquitecto responsable de las obras durante la Edad Media.

A lo largo del siglo XVI, el edificio fue objeto de varias ampliaciones; fue entonces cuando se construyeron la galería gótica, el cuerpo de Sant Honorat y la capilla de Sant Jordi, excelente ejemplo de gótico flamígero, más tarde convertida en el Salón de Sant Jordi. A partir de 1526 se llevaron a cabo nuevas ampliaciones: el patio de los naranjos, la Cámara Dorada, el campanario y la fachada, construida a partir de 1597 e inspirada en el palacio Farnese de Roma.

El Palau de la Generalitat no sufrió grandes cambios hasta el siglo XX, cuando se abrieron nuevas dependencias y se encargaron varias pinturas y esculturas a artistas de renombre, como Joaquín Torres García o Antoni Tàpies, una de cuyas obras preside la sala de reuniones del Gobierno de la Generalitat.

 El palacio de la sede del Ayuntamiento, situado en el extremo sur, también se construyó a lo largo de varios siglos. Sus orígenes se remontan a la segunda mitad del siglo XIV, cuando el Consejo de Ciento, el órgano de gobierno de la ciudad fundado por Jaime I el Conquistador en 1274, encargó las obras al arquitecto Pere Llobet. El edificio incluía el imponente Salón de Cent, donde se reunía el Consejo, y un patio gótico, que data de 1391. En el siglo XVI se llevaron a cabo las primeras modificaciones, como una lonja de 1559, pero la gran modificación se produjo con la construcción de la fachada neoclásica, que se terminó en 1847 y alteró para siempre la idea original, ya que a partir entonces el acceso se efectuó por la plaza de Sant Jaume. A lo largo del tiempo, la Casa de la Ciudad ha crecido con el Salón de Crónicas, con dibujos de Josep Lluís Sert; una escalera de honor, que asciende desde el vestíbulo de la plaza hasta la galería gótica; la llamada «escalera negra» interior; y el Salón de la Reina Regente (1860), donde se celebran los plenos del Ayuntamiento.

 

¿Cómo llegar a la plaza de Sant Jaume?

La parada Barri Gòtic de la Ruta Roja del Barcelona Bus Turístic es un buen punto de partida para explorar el barrio. Si continúas por Via Laietana y giras por la calle de Jaume I, llegarás a la plaza.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? En la calle del Bisbe hay un puente que une el Palau de la Generalitat con la Casa de los Canónigos, residencia oficial del presidente de la Generalitat. Es uno de los elementos más fotografiados por los visitantes; muchos de ellos desconocen que es, en realidad, una invención neogótica de 1928.
  • Consejo del barcelonés: Se puede acceder al Palau de la Generalitat el segundo y el cuarto fin de semana de cada mes, en una visita guiada gratuita que se debe solicitar en línea a través de la web. El Ayuntamiento está abierto los domingos de 10 a 14 h. Además, también se celebran varias jornadas de puertas abiertas en fechas señaladas.
  • Imprescindible para: Pisar el verdadero centro de Barcelona, donde se encontraba el foro romano.