Barrio de la Barceloneta | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la celebración del Once de Septiembre, las Rutas Azul y Roja prestarán servicio hasta las 14.00 h y la Ruta Verde hasta las 15.00 h, aproximadamente.

  • Inicio
  • Barrio de la Barceloneta

Barrio de la Barceloneta

El barrio marinero de Barcelona, uno de los más populares de la ciudad

Hola Barcelona, your travel solution

La Barceloneta fue hogar de pescadores en el siglo XVIII y se ha convertido en uno de los principales puntos de atracción turística. Construido en 1753 sobre un pequeño apéndice triangular adentrado en el mar, los grandes atractivos del barrio son sus playas, sus angostas callejuelas y el ambiente marinero que se respira en la zona, junto con un gran número de bares y restaurantes.

Hasta mediados del siglo XVIII, la Barceloneta era un área prácticamente deshabitada. Las primeras casas, residencias de pescadores y lugares de recreo de los habitantes de la localidad, se irguieron en 1754. 

La primera plaza de toros que tuvo Barcelona —hoy derruida— fue construida allí, así como los primeros balnearios, como los Orientals, y los primeros centros deportivos, como el Club Natació Barcelona. Y pese a que la Ciudad Condal tenga un fuerte pasado industrial, ha sido y es la puerta al Mediterráneo.

¿Qué visitar en la Barceloneta?

En el barrio, que limita con el Moll d’Espanya del Port Vell y el barrio de El Born, encontrarás las playas de la Barceloneta y de Sant Sebastià, el Museo de Historia de Cataluña o la Torre del Rellotge, la construcción más antigua de la zona, que se edificó en 1772 como faro del puerto.

Por debajo de la Ronda Litoral, al final de la trama urbana de la Barceloneta se abre paso el parque con el mismo nombre, un espacio verde y amplio, ideal para recorrer a pie, en bicicleta o patinete.

Y a tan solo unos pasos de la Barceloneta, en la zona del Port Vell, podrás irte de compras al centro comercial Maremagnum, disfrutar de una película en sus modernos cines o sumergirte en el mundo marino en L’Aquàrium de Barcelona, uno de los más importantes de Europa. 

Aparte de sus playas, la Barceloneta atrae por su carisma, sus casas del siglo XVIII, su gastronomía y la vida que se respira en sus calles. Se trata de un barrio tradicionalmente marinero, que se construyó con el objetivo de resolver los problemas de vivienda de la zona. Por su proximidad al mar, se instalaron en el barrio muchos pescadores, marineros y trabajadores portuarios. Por ello, en la Barceloneta se desarrolló una notable oferta gastronómica en torno al pescado y al marisco.

Restaurantes y paellas en la Barceloneta 

Algunos de los arroces más sabrosos de Barcelona se encuentran en los restaurantes del barrio de la Barceloneta. Y si no eres de pescado y paella, no te preocupes. Hay opciones para todos los gustos y bolsillos: cocina asiática, turca, italiana, mediterránea, etc.   

Si existe una tapa popular de la antigua zona marinera de Barcelona esa es la bomba de la Barceloneta. Un plato de origen humilde que tiene su origen en el corazón de este emblemático barrio barcelonés. La bomba es una bola o croqueta de patata rellena de carne picada, frita y cubierta de salsa alioli y la famosa salsa brava catalana. Esta receta se ha convertido en un icono gastronómico de la Ciudad Condal. 

La mayor oferta gastronómica de la Barceloneta se encuentra a lo largo del paseo Joan de Borbó y en el paseo marítimo. Podrás encontrar restaurantes de gran categoría en los que disfrutar de una buena paella tras un intenso día haciendo turismo por la ciudad. 

 

¿Cómo llegar a la Barceloneta?

La ruta Roja del Barcelona Bus Turístic tiene una parada, Museu d’Història de Catalunya, desde la que podrás explorar la Barceloneta siguiendo el paseo Joan de Borbó.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? En la playa de la Barceloneta encontrarás la escultura conocida como "Els cubs", que se construyó con motivo de la renovación del barrio para las Olimpiadas de 1992. El nombre real de la escultura es "L’estel ferit" (La estrella herida), de la artista Rebecca Horn, que quiso inmortalizar las chabolas deterioradas pero llenas de encanto que hasta hacía pocos años poblaban la línea marítima de la Barceloneta preolímpica.
  • Consejo del barcelonés: en la calle de Sant Carles se conserva una de las pocas casas originales de la Barceloneta, que se ha restaurado para convertirla en un centro de interpretación de la Barcelona del siglo XVIII.
  • Imprescindible para: pasear junto al mar, y disfrutar de unas tapas y de la gastronomía marinera tras un día de playa.