El Ensanche | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la celebración del Once de Septiembre, las Rutas Azul y Roja prestarán servicio hasta las 14.00 h y la Ruta Verde hasta las 15.00 h, aproximadamente.

El Ensanche

Un plan urbanístico único constituye el esqueleto de la Barcelona moderna

Hola Barcelona, your travel solution

Un gran distrito vertebrado por manzanas octogonales y vértices truncados en forma de chaflán concentra gran parte de los edificios con valor patrimonial de la ciudad. Concebido por el ingeniero y urbanista Ildefons Cerdà, el Ensanche es fruto del esplendor burgués de la Barcelona de la segunda mitad del siglo XIX, de la ruptura de la ciudad con su pasado medieval y de la voluntad de convertirse en una ciudad moderna.

¿Qué visitar en el Ensanche?

Es casi imposible visitar Barcelona y no pisar el Ensanche, verdadera columna vertebral de la ciudad que conocemos en la actualidad.

El aumento de la población y el empeoramiento de las condiciones de salubridad dentro del recinto amurallado hicieron necesario un plan de expansión urbana. El Ayuntamiento de Barcelona convocó un concurso público para diseñar la urbanización de 1.100 hectáreas de terreno que se encontraban entre la población de Gràcia y la actual Ciutat Vella. Aunque el ganador del concurso fue Antoni Rovira i Trias, con un proyecto de malla circular que crecía radialmente, desde el Gobierno central se impuso el plan de Ildefons Cerdà.

El plan Cerdà seguía criterios hipodámicos, con una estructura en cuadrícula en la que las manzanas tenían chaflanes de 45 grados para permitir una mejor visibilidad. La magia del legado de Cerdà reside en que concibió una ciudad igualitaria, en la que los servicios públicos se repartieran uniformemente por todos los espacios de la urbe y donde la vivienda ocupara un lugar privilegiado. El diseño urbano de Cerdà carece de un centro, aprovecha al máximo la dirección de los vientos para facilitar la oxigenación y limpieza de la atmósfera y asigna, además, un papel clave a los parques y a los jardines interiores de las manzanas de edificios. Seguidor de los movimientos higienistas, Cerdà quiso proteger especialmente los espacios de la vida privada y proyectó edificios plurifamiliares que se estructuraban en dos hileras que debían flanquear un patio interior. A través de este, todas las viviendas recibían sol, luz natural y ventilación.

Además de los aspectos higienistas, el plan propuesto por Cerdà se adelantó a su tiempo en cuanto a la movilidad. Definió una anchura de calles absolutamente inusitada, de entre 20 y 60 metros, en parte para huir de la inhumana densidad que vivía la ciudad, pero también pensando en un futuro motorizado, por lo que diseñó cruces con chaflanes. También tuvo en cuenta el futuro crecimiento de la urbe, por lo que concibió su cuadrícula de manzanas octogonales con jardines interiores para que pudiera ser reproducida hasta el infinito.

Las murallas de Barcelona comenzaron a derribarse en 1854. En 1860 la reina Isabel II colocaba la primera piedra del Ensanche, pero el desarrollo del plan Cerdà duró casi un siglo. A lo largo de todo este tiempo, el diseño original se ha ido transformando debido a los intereses de los propietarios del suelo y al crecimiento de la población. A pesar de sus distintas modificaciones, hoy en día la cuadrícula de Ildefons Cerdà es la estructura distintiva de Barcelona en todo el mundo y el fundamento sobre el que descansa gran parte de los monumentos más importantes de la época dorada del modernismo, como la Sagrada Familia, La Pedrera o la Casa Batlló.

 

¿Cómo llegar al Ensanche?

La parada Casa Batlló – Fundació Antoni Tàpies de la Ruta Roja y de la Ruta Azul del Barcelona Bus Turístic te dejará en el corazón del distrito.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? Cuando el Gobierno central aprobó el plan de Ildefons Cerdà, fueron muchas las voces contrarias al proyecto. La principal crítica que recibía era que se trataba de un plan «demasiado igualitario», donde los ciudadanos compartían un mismo espacio sin concesiones de clase. A los críticos les indignaba que el concurso lo hubiera ganado un socialista, seguidor de las ideas utópicas de Saint-Simon y Cabet.
  • Consejo del barcelonés: Uno de los mejores modos de descubrir el urbanismo del Ensanche es subir a alguna de las terrazas de los numerosos hoteles que hay en la zona. ¡Solo desde las alturas se advierte la perfección de su diseño!
  • Imprescindible para: Entender por qué Barcelona tiene su característico trazado.