La Catedral de Barcelona | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la Carrera El Corte Inglés, el domingo 7 de abril, la Ruta Roja y algunas paradas de las Ruta Azul se verán afectadas de 9 a 14 horas aproximadamente. Infórmate en las mismas paradas.

  • Inicio
  • La Catedral de Barcelona

La Catedral de Barcelona

Una catedral del siglo XIII que se terminó de construir en el XX.

Hola Barcelona, your travel solution

Ocho siglos de historia se esconden en las piedras de una gran catedral gótica con un interior lleno de secretos por descubrir. Aquí se encuentran las reliquias de santa Eulalia, patrona de Barcelona, así como uno de los claustros más bellos del gótico catalán.

¿Por qué visitar la catedral de Barcelona?

La catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia es la sede del arzobispado de Barcelona y una de las construcciones más antiguas de la ciudad. La catedral se empezó a construir en 1298 por mandato del rey Jaime II el Justo en el mismo lugar donde se erigió una catedral románica, y previamente, una paleocristiana. El claustro se terminó en 1448, pero la fachada, que también se proyectó en el siglo XV, no se llegó a edificar. En 1887, el industrial Manuel Girona se ofreció a sufragar la obra siguiendo aquel proyecto original. Poco después se añadieron las torres y el cimborrio (1906-1913), coronado por una imagen de santa Elena, de quien la familia Girona era muy devota.

La catedral responde a la planta característica de las iglesias góticas, en forma de cruz con tres naves, girola y transepto. Tiene nueve capillas con grandes vidrieras y un falso triforio desde donde se pueden ver las claves de bóveda a una distancia de unos tres metros. La catedral tiene cinco puertas de acceso; la más antigua de ellas, la de Sant Iu, es de 1298 y fue durante quinientos años la entrada principal del templo. Son especialmente destacables el altar de mármol, consagrado en 1337 y sostenido por dos capiteles del siglo VI de la catedral paleocristiana, y el coro, iniciado en 1390. La sillería es uno de los conjuntos escultóricos más notables del gótico en Cataluña. Entre 1517 y 1518, Juan de Borgoña pintó en ella los escudos de los caballeros de la orden del Toisón de Oro, que se reunió en Barcelona en 1519 por orden del emperador Carlos V.

El claustro es uno de los elementos más visitados de la catedral. Construido entre los siglos XIV y XV, se accede al claustro desde el exterior por dos puertas, la de la Pietat y la de Santa Eulàlia, y desde el interior por una puerta románica, cuyo origen se encuentra, posiblemente, en la catedral anterior. Es de planta cuadrangular con un jardín con palmeras, magnolias, un naranjo y un surtidor. Las trece ocas que viven en el claustro a santa Eulalia, que tenía trece años cuando fue martirizada.

En la catedral de Barcelona encontrarás tumbas, altares y advocaciones marianas de más de ciento cuarenta santos, pero los más importantes de estos son tres santas: santa Elena, cuya imagen se sitúa en el cimborrio; santa Lucía, a quien está dedicada la capilla románica; y santa Eulalia, la copatrona de Barcelona, cuya tumba se encuentra en la magnífica cripta gótica. Las 21 campanas de la catedral también tienen nombre de mujer; una de ellas, Honorata, pasó a la historia por repicar para llamar a la ciudadanía a la rebelión, en varias ocasiones. La campana fue alcanzada por uno de los bombardeos del asedio de 1714; el rey Felipe V mandó que la fundieran como represalia por la revuelta.

 

¿Cómo llegar a la catedral de Barcelona?

La parada Barri Gòtic de la Ruta Roja del Barcelona Bus Turístic te deja en la Via Laietana, justo a la entrada de la avenida de la Catedral.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? La capilla del Santo Cristo de Lepanto acoge una figura con una postura algo forzada. Se dice que este Cristo se encontraba a bordo de la galera de Juan de Austria durante la batalla de Lepanto (1571) y que inclinó el cuerpo para esquivar una bala. Otra leyenda sostiene que se movió para tapar una vía de agua que amenazaba con hundir la nave. Una réplica de la galera, a escala real, se puede ver en el Museo Marítimo de Barcelona.
  • Consejo del barcelonés: Desde la capilla de los Santos Inocentes, junto a la capilla de Sant Iu, se puede acceder a las cubiertas de la catedral, que ofrecen unas vistas únicas del Barrio Gótico y permiten admirar con detalle las torres y el cimborrio.
  • Imprescindible para: Adentrarse en las leyendas y la simbología de la ciudad.