Barrio del Raval | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la Carrera El Corte Inglés, el domingo 7 de abril, la Ruta Roja y algunas paradas de las Ruta Azul se verán afectadas de 9 a 14 horas aproximadamente. Infórmate en las mismas paradas.

Barrio del Raval

El pasado y el futuro de Barcelona

Hola Barcelona, your travel solution

Sus intrincados callejones han pasado de ser escenario de marginalidad a testigos del nacimiento de un nuevo eje cultural en Barcelona. El Raval es uno de los barrios con más historia de la ciudad, alojó las primeras fábricas de Barcelona y fue marco de revueltas proletarias y prostíbulos. En la actualidad acoge gran parte de los museos y locales más modernos de la ciudad.

¿Por qué visitar El Raval?

El Raval se originó a mediados del siglo XIV, cuando las grandes pestes mermaron la población de la ciudad y dejaron terreno libre que se aprovechó para construir conventos y cultivar las tierras. Así, el barrio adquirió una gran notoriedad, creciendo en torno al convento del Carme, el monasterio de Natzaret y el Hospital de Colom, lo que obligó al rey Pedro el Ceremonioso a ordenar la construcción de una nueva muralla que protegiera el área que empezaba a urbanizarse y que, además, concentraba servicios vulnerables como hospitales, orfanatos y leproserías.

A partir del siglo XVI, los conventos junto a La Rambla se multiplican y se convierten en el elemento dominante del barrio, hasta que a finales del siglo XVIII empiezan a instalarse en la zona grandes fábricas, como la del Vapor Bonaplata, la primera industria textil movida por la fuerza del vapor en España, en 1832. Se trata de una época en la que florece en El Raval una arquitectura industrial de casas-fábricas que unificaban en un mismo espacio la manufactura y la vivienda, y que actualmente se conservan como patrimonio del barrio.

La proliferación de fábricas, junto con la proximidad del puerto y el estallido de la Guerra Mundial, contribuyeron a la degradación del barrio. Nació El Raval cosmopolita, canalla y marginal, donde por primera vez llegaban drogas como la cocaína, y el "jazz" y el tango se convertían en la banda sonora de cabarets y prostíbulos. Es una época en la que algunos autores como Francisco Madrid, Juli Vallmitjana o Josep Maria de Sagarra bautizaron El Raval como Barrio Chino, para referirse con este nombre a la marginalidad y la pobreza que se respiraba en sus callejones. De esta etapa todavía quedan algunos locales emblemáticos como el London Bar, una auténtica cueva con música en vivo, el bar Marsella, donde se sirve absenta, o el bar Pastís.

Estos locales son testigos de un momento de la historia que cada vez queda más lejos. El Raval de hoy, limitado por la calle de Pelai, La Rambla, la plaza del Portal de la Pau, el puerto de Barcelona, la avenida del Paral·lel, la ronda de Sant Pau, la de Sant Antoni y la plaza de la Universitat, es un barrio revitalizado y multicultural donde, aparte de los locales de ocio, destacan dos de los museos más modernos de Barcelona, el CCCB y el MACBA, así como templos de la cultura como el Gran Teatro del Liceo o la Biblioteca de Cataluña.

 

¿Cómo llegar al barrio del Raval?

Desde la parada Plaça de Catalunya de la Ruta Azul del Barcelona Bus Turístic, si bajas por La Rambla y llegas a la calle del Hospital, te adentrarás en el barrio del Raval para explorar sus calles.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? Los barceloneses tienen un verbo, "ravalejar", referido a la acción de pasear por este barrio. ¡Es el único distrito con verbo propio!
  • Consejo del barcelonés: No te olvides de dar un paseo por la Rambla del Raval. No es tan bonita como La Rambla, pero es igual de cosmopolita y también está llena de terrazas.
  • Imprescindible para: Conocer el pasado de la ciudad y observar las nuevas tendencias.