Pasaje de Sert | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la Carrera El Corte Inglés, el domingo 7 de abril, la Ruta Roja y algunas paradas de las Ruta Azul se verán afectadas de 9 a 14 horas aproximadamente. Infórmate en las mismas paradas.

Pasaje de Sert

Un pasaje oculto donde refugiarse del ajetreo diario

Hola Barcelona, your travel solution

Escondido en pleno barrio de Sant Pere, este callejón, uno de los secretos de Barcelona, pasa inadvertido para muchos visitantes. El pasaje de Sert era el camino que cruzaba una de las fábricas textiles más importantes de Barcelona, propiedad de la familia Sert. Uno de sus miembros sería uno de los arquitectos catalanes más influyentes del siglo XX.

¿Por qué visitar el pasaje de Sert?

El pasaje de Sert une la calle de Trafalgar y la calle de Sant Pere Més Alt, casi en la frontera entre el Ensanche y Ciutat Vella. Sus orígenes se remontan a 1753, año en que se fundó, en este emplazamiento, la fábrica de indianas Canaleta. Entre 1865 y 1867, la sociedad Bonaventura Solà i Cia., posteriormente Sert Hnos. y Solà, adquirió el edificio. Fue la familia Sert la que derribó la finca original para convertirla en una casa-fábrica con un pasaje interior. Este pasaje dejó de ser un espacio oculto y degradado para convertirse en un rincón encantador y alejado del bullicio del centro.

En este mismo pasaje nació, en 1874, el pintor Josep Maria Sert, autor de los murales de la catedral de Vic y del Ayuntamiento de Barcelona, así como de los lienzos del comedor del Waldorf Astoria de Nueva York. También fue tío de uno de los arquitectos catalanes más influyentes del siglo XX: Josep Lluís Sert, renovador de la arquitectura catalana, precursor del racionalismo, miembro destacado del GATCPAC y autor, entre otros, de la Fundación Joan Miró y del Dispensario Central Antituberculoso.

 

¿Cómo llegar al pasaje de Sert?

Puedes llegar al pasaje de Sert desde la parada Barri Gòtic de la Ruta Roja del Barcelona Bus Turístic.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? Entre el siglo XVIII y principios del XX, Barcelona se convirtió en un importante centro industrial. Solo en Ciutat Vella se han documentado 130 edificios con este uso, muchos de los cuales se dedicaban al sector textil. La máxima expresión de esta mezcla de usos era la casa-fábrica, donde viviendas e industria compartían espacio. La fábrica Sert, convertida en la actualidad en viviendas de lujo, es un ejemplo de ello.
  • Consejo del barcelonés: Si te propones visitar el Palau de la Música, merece la pena que te detengas en este pasaje, donde no te agobiarán ni coches ni bicicletas, y donde el silencio es la norma.
  • Imprescindible para: Descubrir el pasado industrial de Barcelona. El de Sant Pere es uno de los barrios con mayor densidad de antiguas fábricas, muchas de ellas todavía visibles.