Casa Fuster | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la celebración del Once de Septiembre, las Rutas Azul y Roja prestarán servicio hasta las 14.00 h y la Ruta Verde hasta las 15.00 h, aproximadamente.

Casa Fuster

Uno de los edificios más elegantes del modernismo

Hola Barcelona, your travel solution

Al final del paseo de Gràcia se encuentra una de las casas modernistas más discretas y, al mismo tiempo, más elegantes de Barcelona. Se trata de la última obra de Domènech i Montaner en Barcelona, en la que el arquitecto utilizó muchos de sus elementos característicos, como la ornamentación floral o las ventanas trilobuladas.

¿Por qué visitar la Casa Fuster?

La Casa Fuster, construida entre 1908 y 1911, fue un encargo de la familia del abogado Marià Fuster al arquitecto Lluís Domènech i Montaner, autor del Palau de la Música Catalana y del Hospital de Sant Pau, entre otros. El edificio está ubicado al final del paseo de Gràcia y desde el 2004 es un hotel de lujo.

La casa, que a pesar de considerarse modernista obedece a formas racionalistas, está estructurada en tres fachadas de mármol blanco, que siguen las características clásicas de la obra del artista: robustas columnas que descansan sobre bases de piedra de color rosáceo y, en la esquina principal, un cuerpo cilíndrico que forma una tribuna y que asciende hasta lo alto del edificio. En el piso de arriba, una buhardilla de estilo afrancesado remata el conjunto, que debía ser coronado con una torre similar a la del pabellón de administración del Hospital de Sant Pau, pero que no se llegó a construir nunca. En cuanto a la ornamentación, destacan los motivos florales y las ventanas trilobuladas.

Tras la reforma que se llevó a cabo en el año 2004, la Casa Fuster se transformó en un hotel de lujo.

 

¿Cómo llegar a la Casa Fuster?

Desde la parada de Paseo de Gracia - La Pedrera de las Rutas Azul y Roja del Barcelona Bus Turístic, cruzando la avenida Diagonal, puedes llegar a la confluencia del paseo de Gràcia con la calle Gran de Gràcia, donde se encuentra la Casa Fuster.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? Woody Allen es un habitual de este hotel y, sobre todo, de su café. No es extraño verlo tocar su clarinete cuando está en la ciudad, en conciertos improvisados y de pequeño formato.
  • Consejo del barcelonés: La reforma de la Casa Fuster también conllevó la recuperación del histórico Café Vienés, que fue punto de encuentro de artistas e intelectuales y que actualmente acoge unas magníficas sesiones de jazz. Es un buen lugar para contemplar las columnas de mármol de Montaner y disfrutar de la buena música.
  • Imprescindible para: Enamorados del modernismo sin estridencias.