Casa Lleó i Morera | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la Carrera El Corte Inglés, el domingo 7 de abril, la Ruta Roja y algunas paradas de las Ruta Azul se verán afectadas de 9 a 14 horas aproximadamente. Infórmate en las mismas paradas.

Casa Lleó i Morera

Mucho más que una simple remodelación

Hola Barcelona, your travel solution

La Casa Lleó i Morera, de Lluís Domènech i Montaner, ubicada en la zona privilegiada del paseo de Gràcia, es vecina de la Casa Amatller, proyectada entre 1898 y 1900 por Josep Puig i Cadafalch, y de la Casa Batlló, que Antoni Gaudí ejecutó entre 1904 y 1906.

Las tres casas modernistas compitieron en su época por ser el mejor edificio. Sin embargo, fue la Casa Lleó i Morera la que recibió, en 1906, el premio del concurso anual de edificios artísticos otorgado por el Ayuntamiento de Barcelona.

¿Por qué visitar la Casa Lleó i Morera?

La Casa Lleó i Morera es, como la Casa Batlló y la Casa Amatller, fruto de la remodelación de un edificio ya existente en pleno paseo de Gràcia. Su propietaria, Francesca Morera, encargó la remodelación del edificio a Lluís Domènech i Montaner en el año 1902, pero no la vio finalizada, puesto que murió antes de que se terminara. Fue su hijo, Albert Lleó i Morera, quien asumió las obras y le dio a la casa el nombre con el que se la conoce actualmente.

Durante los cuatro años que duraron las obras, Domènech i Montaner proyectó una reforma integral del edificio. Para ello utilizó una gran variedad de materiales y se rodeó de reconocidos artesanos y artistas, como el escultor Eusebi Arnau, el mosaiquista Mario Maragliano y el ebanista Gaspar Homar, entre otros.

Domènech i Montaner rompió con la regularidad de la distribución y el tamaño de las ventanas originales, cambiando la composición en cada piso. En la planta baja planificó grandes aberturas con arcos rebajados; en estas incorporó dos figuras femeninas, obra del escultor Eusebi Arnau, que posteriormente fueron destruidas. Los pilares sobre los que se sustentan los arcos están decorados con leones y flores de morera, símbolos de los apellidos del propietario. En el piso principal encontramos una tribuna cilíndrica con cuatro columnas, rematada por el balcón del primer piso, donde los balcones son alargados, mientras que en el segundo piso son redondeados. Destacan las figuras de cuatro damas esculpidas por Arnau, que representan los avances tecnológicos de la época: la fotografía, la electricidad, el fonógrafo y el teléfono. La fachada está coronada por un templete que excedía la altura permitida por el Ayuntamiento de Barcelona, por lo que tuvo que solicitarse el permiso necesario para su construcción.

La eclosión del modernismo la encontramos en el interior, que acoge uno de los conjuntos mejor conservados de la ciudad: vitrales, mosaicos, cerámica, escultura, madera, mármol, esgrafiados... La casa no se puede visitar hoy en día, pero gran parte del mobiliario original se conserva en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Entre estos elementos de mobiliario hay algunos de los mejores ejemplos diseñados por Gaspar Homar, decorados con tallas en madera, marquetería e, incluso, vidrios emplomados. Constituyen un claro ejemplo de la estrecha colaboración entre el arquitecto Domènech i Montaner y su ebanista.

 

¿Cómo llegar a la Casa Lleó i Morera?

Para llegar a la Casa Lleó i Morera deberás bajar en la parada de Casa Batlló – Fundació Antoni Tàpies de las Rutas Roja y Azul del Barcelona Bus Turístic.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? Pau Audouard, fotógrafo oficial de la Exposición Universal de 1888, instaló su estudio en la Casa Lleó i Morera. Fue uno de los retratistas de la Barcelona del cambio de siglo y entre sus retratos se conserva uno de Gaudí al poco tiempo de terminar sus estudios de Arquitectura.
  • Consejo del barcelonés: Aunque en la actualidad la Casa Lleó i Morera no está abierta al público, puede llevarse a cabo una visita virtual, muy recomendable.
  • Imprescindible para: Completar el recorrido de la Manzana de la discordia.