Pórticos de Xifré – Pórticos de Vidal-Quadras | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la celebración del Once de Septiembre, las Rutas Azul y Roja prestarán servicio hasta las 14.00 h y la Ruta Verde hasta las 15.00 h, aproximadamente.

  • Inicio
  • Pórticos de Xifré – Pórticos de Vidal-Quadras

Pórticos de Xifré – Pórticos de Vidal-Quadras

Dos pórticos neoclásicos que han hecho historia

Hola Barcelona, your travel solution

Dos grandes edificios rodeados de pórticos neoclásicos son uno de los legados que los indianos enriquecidos en América dejaron en Barcelona. Pla de Palau, una de las mejores localizaciones de la ciudad en los siglos XVIII y XIX, acogió dos de los edificios más elegantes y modernos de la época, que dejaron su impronta en la plaza.

¿Por qué visitar los pórticos de Xifré y de Vidal-Quadras?

Los pórticos de Xifré son el nombre popular que recibe un imponente edificio de viviendas de cinco cuerpos rodeados por una estructura porticada. Se trata de la Casa Xifré, erigida entre 1836 y 1840 por Josep Buixareu y Francesc Vila en la manzana formada por el paseo de Isabel II, las calles de Llauder y de la Reina Cristina, y el Pla de Palau.

El edificio, de estilo isabelino, es uno de los ejemplos más interesantes de la arquitectura burguesa neoclásica barcelonesa. Fue encargado por Josep Xifré, un rico indiano que había hecho fortuna en América y que quiso construir un conjunto de diez casas independientes, cada una con escalera propia y un patio central, pero con una homogeneidad que le proporcionaron los pórticos de las fachadas del Pla de Palau y del paseo de Isabel II que dan nombre al edificio. Arquitectónicamente, también destacan las pilastras jónicas de la fachada y el hastial en forma de frontón, que muestra un reloj rodeado de relieves, una alegoría del tiempo. Como elementos decorativos llaman la atención las representaciones del Comercio, la Industria, la Marina, Mercurio, Neptuno y América que esculpió Marià Campeny en las esquinas de la fachada. En los bajos del edificio, en el interior de los pórticos, se instaló un establecimiento emblemático de la ciudad, el restaurante 7 Portes.

Pero los de Xifré no son los únicos pórticos del Pla de Palau. En 1839, los hermanos Vidal-Quadras, que habían hecho fortuna en Cuba, compraron en subasta un solar en el paseo de Isabel II y decidieron encargar a Antoni Rovira Riera un edificio al estilo de la Casa Xifré. Así nació, en 1842, una construcción que ocupa toda una manzana, y que consta de planta baja, tres plantas, buhardilla y azotea. En la planta baja, por deseo expreso de los propietarios, se construyeron pórticos formados por trece arcadas más una en cada lateral. Cinco años después de su edificación, los hermanos abrían la Casa de Banca Vidal-Quadras.

 

¿Cómo llegar a los pórticos de Xifré y de Vidal-Quadras?

Ambas construcciones se encuentran en el Pla de Palau, con parada Pla de Palau – Parc de la Ciutadella en la ruta Roja del Barcelona Bus Turístic.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? Fue precisamente en una de las viviendas de los pórticos de Xifré donde vivió el pintor Pablo Picasso con su familia cuando llegaron a Barcelona en 1895. El joven Picasso subía a menudo a la terraza del edificio, desde donde pintaba algunos de sus primeros paisajes urbanos, muchos de los cuales se pueden admirar en el Museo Picasso, que se encuentra muy cerca de la zona.
  • Consejo del barcelonés: Además del restaurante 7 Portes, uno de los más antiguos y populares de la ciudad, los pórticos de Xifré acogen otros restaurantes. Es un buen lugar para tomar algo.
  • Imprescindible para: Descubrir la arquitectura neoclásica de Barcelona.