Pabellones Güell | Barcelona Bus Turístic

Con motivo de la Carrera El Corte Inglés, el domingo 7 de abril, la Ruta Roja y algunas paradas de las Ruta Azul se verán afectadas de 9 a 14 horas aproximadamente. Infórmate en las mismas paradas.

Pabellones Güell

Unos pabellones guardados por el dragón de las Hespérides

Hola Barcelona, your travel solution

Solo Gaudí puede hacer de dos pabellones y una puerta de entrada una auténtica obra de arte, repleta de detalles mitológicos. Los pabellones Güell de la entrada a la finca que los Güell tenían en la avenida de Pedralbes, decorados con una combinación espectacular de elementos de estilo oriental, están guardados por un dragón de hierro con ojos de cristal.

¿Por qué visitar los pabellones Güell?

La intervención en la finca que el conde Eusebi Güell tenía en la avenida de Pedralbes fue el primer encargo de quien sería el gran mecenas del arquitecto modernista. Entre 1884 y 1887, Gaudí levantó los dos pabellones de entrada, destinados a la casa del portero y a las caballerizas. La portería consta de una edificación central de planta poligonal y cúpula hiperbólica y de dos construcciones más pequeñas. Las tres están rematadas por unos ventiladores en forma de chimeneas, recubiertos de cerámica. Las paredes, de ladrillo visto en tonalidades rojas y amarillas, están recubiertas de cristal de colores. Por su parte, la caballeriza es de base rectangular, cubierta con una serie de bóvedas tabicadas sustentadas en arcos catenarios, mientras que el picadero es de base cuadrada, con una cúpula rematada por una linterna.

No obstante, el elemento estrella del conjunto es, sin duda, la reja de la puerta de entrada, que representa un dragón de hierro con ojos de cristal, en honor al mitológico dragón guardián del jardín de las Hespérides. La puerta abría el espacio a los jardines de las Hespérides siguiendo la recreación del poema "L’Atlàntida", de Jacint Verdaguer, y forma un solo relato con la fuente de Hércules de los jardines de Pedralbes. Sobre el dragón hay un naranjo elaborado en antimonio, alusivo también a las Hespérides. A un lado de la puerta, una torre coronada con fantasías vegetales luce un medallón con la inicial del nombre del propietario de los terrenos.

En 1969, los pabellones fueron declarados Monumento Histórico-Artístico de Carácter Nacional, y hasta el año 2008 funcionaron como sede de la Real Cátedra Gaudí, que pertenece a la Universidad Politécnica de Cataluña.

 

¿Cómo llegar a los pabellones Güell?

Desde la parada Palau Reial – Pavellons Güell de la Ruta Azul del Barcelona Bus Turístic, llegarás a los pabellones Güell girando por la avenida de Pedralbes.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? La forma del imponente dragón de la puerta corresponde a la constelación de la Serpiente, en la que fue convertido Ladón como castigo por el robo de las naranjas del famoso jardín mitológico. La constelación de Hércules, situada justo debajo, coincide exactamente con cinco puntos determinados por las garras del dragón, por lo que hay cuerpos esféricos con pinchos, que representan a las estrellas.
  • Consejo del barcelonés: Para llegar a la parada Palau Reial – Pavellons Güell, la ruta Azul del Bus Turístic baja por la avenida de Pedralbes y pasa por delante de la puerta de hierro con forma de dragón. ¡Permaneced atentos!
  • Imprescindible para: Entusiastas de la arquitectura y la mitología.