Torre Bellesguard | Hop on Hop Off Barcelona

El Barcelona Bus Turístic ha iniciado la temporada de invierno, consulta los horarios y disfruta de tu ruta.

Torre Bellesguard

El Gaudí de influencia neogótica

Hola Barcelona, your travel solution

En el barrio de Sant Gervasi encontrarás una casa de Gaudí proyectada sobre una torre del siglo XV propiedad del último rey de la dinastía catalana. Se trata de la Torre Bellesguard, también conocida como Casa Figueres, donde Gaudí combinó el modernismo con el estilo neogótico catalán para proyectar una vivienda con forma de castillo.

¿Por qué visitar la Torre Bellesguard?

La Torre Bellesguard, o Casa Figueres, fue un encargo de Maria Sagués, viuda de Jaume Figueras, a Antoni Gaudí para construir una casa en el barrio de Sant Gervasi. Esta edificación se levantó sobre los restos de la Torre de Vallblanc, del siglo XV, que el último rey de la dinastía catalana, Martín el Humano, adoptó como corte hasta su muerte.

Gaudí se inspiró en el origen medieval de la construcción, aprovechó algunos de los restos de la antigua torre y, entre 1900 y 1909, proyectó una casa que combina el estilo modernista con el neogótico catalán, que tiene la apariencia externa de un castillo y cuya fachada remató con una torre. Además, en la Torre Bellesguard, Gaudí ensayó con algunos de sus elementos estructurales más característicos, como el desván con arcos de ladrillo, que después aplicó también en la Casa Batlló y en La Pedrera. El arquitecto catalán también se encargó de restaurar los restos del palacio medieval que forman parte de la finca.

 

¿Cómo llegar a la Torre Bellesguard?

Desde la parada Tramvia Blau – Tibidabo de la Ruta Azul del Barcelona Bus Turístic puedes tomar el Tramvia Blau y luego pasear por la calle de Isaac Newton hasta llegar a la Torre Bellesguard.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? La casa pertenece a la misma familia desde 1944, que vive en ella de forma permanente; por este motivo, algunas de sus estancias no se pueden visitar.
  • Consejo del barcelonés: Al acercarte a la Torre Bellesguard, merece la pena que visites, también, el depósito de aguas pluviales que se redescubrió en el 2001 de forma accidental. Se trata de un impresionante depósito enterrado de finales del siglo XIX, con casi seiscientos metros cuadrados, que se ha restaurado para su utilización como espacio polivalente.
  • Imprescindible para: Conocer una obra de Gaudí diferente, en la que dominan las líneas rectas.