Torre de Collserola

Un prodigio tecnológico con vistas sobre la ciudad

Hola Barcelona, your travel solution

Una torre de comunicaciones avanzada a su tiempo con un mirador a 560 metros de altura sobre el nivel del mar. La torre de telecomunicaciones de Collserola, que se inauguró con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, es una gran obra arquitectónica y, al mismo tiempo, un símbolo tecnológico de la ciudad.

¿Por qué visitar la Torre de Collserola?

Diseñada en 1992 por el arquitecto inglés Norman Foster con la intención de que marcara un antes y un después de los Juegos del 92, la torre de telecomunicaciones de Collserola es uno de los iconos de la Barcelona olímpica. Se construyó para asegurar las telecomunicaciones de la ciudad y es la torre que efectúa la mayoría de enlaces audiovisuales del área metropolitana y la provincia.

Se trata de una gran torre de hormigón y acero con un diámetro de tan solo 4,5 metros, que minimiza el impacto sobre el Turó de la Vilana, la montaña de Collserola elegida para acogerla. Lo que más llama la atención son sus 288 metros de altitud y el mirador de la décima planta, que ofrece unas vistas de 360 grados sobre Barcelona y su área metropolitana hasta Montserrat y la sierra prepirenaica del Cadí-Moixeró.

 

¿Cómo llegar a la Torre de Collserola?

Desde la parada Tramvia Blau – Tibidabo de la Ruta Azul del Barcelona Bus Turístic puedes tomar el Tramvia Blau y enlazar con el funicular del Tibidabo, que te dejará en la cima de la montaña.

 

Para los más curiosos

  • ¿Sabías que...? ¡En días de máxima visibilidad, la torre permite ver a una distancia de más de setenta kilómetros!
  • Consejo del barcelonés: La explotación de las visitas a la torre depende del Parque del Tibidabo, así que, si accedes al parque de atracciones, solicita la entrada combinada.